Alimentación para perros con leishmania

La alimentación para perros con leishmania o leishmaniasis es muy importante dado que es una enfermedad parasitaria grave transmitida por el parásito Leishmania. Se debilita el sistema inmune y los síntomas pueden ser diferentes, dependiendo de la raza, el tamaño y otros factores, la enfermedad se comporta y evoluciona de manera diferente.

Por esta razón, además de la terapia prescrita por el veterinario, es importante cuidar al animal en otros aspectos de su vida diaria y, si es necesario, realizar cambios, especialmente en la alimentación.

La leishmaniasis afecta el sistema inmunitario del perro, por lo que es muy importante fortalecerlo y hacer que el perro viva en un ambiente tranquilo, sin estrés o cambios repentinos. En una etapa avanzada, la enfermedad también puede afectar los riñones y el hígado.

Hábitos saludables y una nutrición adecuada ayudarán al perro a fortalecer sus defensas. Continúa leyendo este artículo y descubre cuál debería ser la mejor alimentación de los perros con leishmania.

Proteína para perros con leishmaniasis

Aunque el consumo excesivo de proteínas puede ser peligroso para el perro, reducirlo extremadamente también puede tener consecuencias negativas. Las proteínas deben ser de calidad y de origen animal porque se transforman más fácilmente en tejido sin sobrecargar los riñones.

Si los riñones del perro aún no se han visto afectados por la enfermedad, no es necesario limitar el consumo de proteínas, de lo contrario, es apropiado hacerlo. Esto reduce los restos de catabolismo de proteínas y retención de fósforo.

Deberás darle a tu perro proteínas fáciles de digerir para facilitar la recuperación de la masa muscular. El pollo o el salmón son una excelente opción si lleva una dieta casera. En cuanto a los alimentos industriales, generalmente ya contienen proteínas fácilmente digeribles.

Antioxidantes para perros con leishmaniasis

En la alimentación de perros con leishmaniasis, los antioxidantes juegan un papel clave en la respuesta inmune del perro. Debes consultar al veterinario para averiguar cuáles son los mejores en el caso específico de su amigo de cuatro patas.

Las vitaminas A, C y E son muy importantes para fortalecer el sistema inmunológico, ya que protegen las células de la oxidación y ayudan a sanar las heridas y el eccema causado por la enfermedad. El cuerpo del perro no produce vitamina C, por lo que es obligatorio introducirlo en la dieta.

Los antioxidantes están presentes en las frutas, verduras y granos integrales, pero es difícil darle al perro una cantidad suficiente de estos alimentos, por lo que es necesario recurrir a suplementos. Te recomendamos que consultes nuestros artículos para averiguar qué frutas y verduras pueden comer los perros y cuál está prohibido porque es potencialmente dañino para su cuerpo.

Ácidos grasos Omega 3 y Omega 6

El omega 3 y omega 6 son ácidos grasos poliinsaturados esenciales, lo que significa que el cuerpo del animal es incapaz de producir ellos en sí.

Aumentar el consumo de omega 3 y omega 6 estimula el sistema inmunológico y contribuye a la recuperación de la piel y el pelaje del perro con leishmania. Dado que el cuerpo del animal no puede producir estas grasas, lo mejor es darles en forma de suplementos o incluir en sus comidas alimentos que los contengan en grandes cantidades, como el aceite de pescado.

Alimentación de perros con leishmaniasis: otros consejos

Lo que le hemos mostrado son los principales factores a considerar. Como has visto, no es necesario alterar sus hábitos alimenticios, sino solo introducir alimentos para fortalecer el sistema inmunológico y luchar contra la enfermedad.

Si le das al perro croquetas específicas, recuerda que hay varias opciones en el mercado que son adecuadas para las necesidades específicas de tu perro.

Al elegir un alimento para mascotas con leishmaniasis, es importante prestar atención a la composición, que debe tener las siguientes características:

  • Ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.
  • Proporcione la cantidad adecuada de proteína.
  • Mejora las condiciones de inflamación y lesiones cutáneas.
  • Que sea rico en antioxidantes
  • Contiene bajos niveles de fósforo.

Con la atención adecuada y una nutrición equilibrada, un perro con leishmania puede vivir feliz y pacíficamente durante muchos años.