Mi cachorro vomita: identificación de las causas y remedios efectivos

Los cachorros a menudo vomitan por muchas razones, 9 de cada 10 veces estas causas son completamente inofensivas y no hay necesidad de preocuparse.

Sin embargo, a veces el vómito es un síntoma de algo grave y, en tales casos, se recomienda evaluar una posible atención veterinaria.

Sin embargo, antes de contactar a tu veterinario, ten en cuenta que los cachorros tienden a ser pequeños exploradores curiosos y a menudo usan la boca para hacerlo. Así que casi todo lo que encuentren será lamido, masticado y tal vez incluso tragado.

Desafortunadamente, cuando un cachorro ingiere un cuerpo extraño, pueden surgir todo tipo de problemas de salud, incluidos los vómitos, debido a su impacto en el tracto intestinal y los posibles bloqueos que puede causar.

Los cachorros incluso pueden intentar comer su propio vómito, lo que puede parecernos desagradable, pero en realidad es normal para ellos. Esto sucede porque a veces su madre puede haber regurgitado alimentos para ellos, además, se cree que pueden oler los alimentos en su propio vómito, gracias a su desarrollado sentido del olfato.

¿Es vómito o regurgitación?

Cuando un cachorro vomita, es muy diferente de cuando regurgita su comida. Un cachorro a punto de vomitar mostrará señales físicas claras de lo que va a suceder. Tu cachorro puede tragar varias veces (de manera audible a veces), además de salivar. Notarás que los músculos de su barriga se contraen fuerte y repetidamente en un intento de mover el contenido de su estómago para expulsarlo.

En combinación con las contracciones abdominales, el esófago de tu cachorro se relajará en preparación para lo que está por suceder. Entonces podría emitir un sonido de asfixia o impedimento al tragar extendiendo el cuello y abriendo la boca para expulsar el vómito.

En cambio, cuando un cachorro regurgita, el proceso es mucho más relajado y pasivo y probablemente ni siquiera notarás la contracción de los músculos de su barriga. Las regurgitaciones pueden ocurrir cada vez que el cachorro come, desde unos minutos hasta horas más tarde.

Lo que está presente en la regurgitación generalmente no se digiere por completo, e incluso podría excretarse en forma de tubo que se asemeja a la de su garganta. Afortunadamente, la regurgitación no es algo que deba causarle demasiadas preocupaciones, ya que generalmente no es un síntoma de enfermedad grave. A pesar de esto, según la causa desencadenante, el vómito canino puede ser algo más grave.

Las causas del vómito en los cachorros

Mi cachorro vomita

Hay muchas causas de vómitos en los cachorros, desde trastornos relativamente inofensivos hasta mucho más graves. Aunque el vómito es común, no es normal y si tu cachorro lo hace con frecuencia, puede haber una razón específica para preocuparse.

Si sospechas que algo serio está detrás de las dolencias estomacales de tu amigo de cuatro patas, debes consultar a tu veterinario lo antes posible. Los cachorros pueden deshidratarse muy rápidamente y colapsar si vomitan con frecuencia.

Tu veterinario puede proporcionarle una cura para los vómitos, así como administrarle líquidos por vía intravenosa para mantener al cachorro bien hidratado.

Dicho esto, a continuación encontrarás algunas de las causas más comunes de vómitos en cachorros:

Glotonería y Avaricia

A veces los cachorros vomitan debido a su codicia total. Esto sucede por que son codiciosos y comen demasiado rápido, atiborrandose hasta que se desbordan. Luego, cuando corren y juegan, queman la comida tan rápido como la devoran. Aunque es cierto que el vómito por este motivo es muy molesto, no es demasiado preocupante si no entran en juego otros problemas de salud.

Puedes luchar contra esta tendencia a comer en exceso poniendo una bola lo suficientemente grande en su tazón como para no ser tragada. La pelota obligará a tu cachorro a comer de costado y, por lo tanto, tendrá que hacerlo más lentamente, dándole más tiempo para digerir la comida que está comiendo.

Esto puede ser útil si tienes uno o más cachorros. Si tienes más de uno, también puedes alimentarlos por separado, para evitar rivalidades.

Demasiada agua

A veces, los cachorros que comen mucho tienen sed y beben hasta vomitar toda el agua que beben. Puedes controlar esto manteniendo el plato de comida fuera del alcance cuando no lo esté usando, para que no coma continuamente.

También puedes darle agua gradualmente a través de una jeringa cada veinte minutos más o menos, para que beba en cantidades mucho más pequeñas o darle un trozo de hielo que lo ayudará a reducir su consumo de agua considerablemente y lo ayudará a no vomitar.

Cambios en la alimentación

A veces los cachorros vomitan debido a cambios en los alimentos. Aunque les encanta poner la boca en casi todas partes y comer casi cualquier cosa que les des, no significa que sus barrigas estén preparadas.

Perspectivas sobre la alimentación de los cachorros:

  • Comida para cachorros : ¿cuál elegir? Aquí está la lista de la mejor comida para cachorros.
  • Las mejores croquetas para cachorros
  • Comprender las necesidades nutricionales de tu cachorro

Especialmente en cachorros, su barriga puede ser delicada y sensible. Cambiar su comida puede causar caos y alterar su sistema digestivo delicado.

A veces, si piensas en cambiar su pienso, es bueno mezclar los dos y pasar lentamente de uno a otro, en lugar de cambiar rápidamente y arriesgarte a la llegada del malestar estomacal.

Los cachorros también pueden enfermarse si comen alimentos no destinados a ellos, como nuestras sobras.

Alergias alimentarias y sensibilidad a los alimentos

A veces los cachorros pueden tener alergias y sensibilidades alimentarias . Cuando desarrollan una alergia a algún alimento, esto puede causar malestar intestinal con vómitos.

Si tu cachorro también desarrolla síntomas secundarios como diarrea , estornudos, picazón y / o erupciones cutáneas, entonces es aconsejable considerar las alergias caninas como la causa del vómito.

Otras veces, tu cachorro puede comer alimentos que no son buenos para él, como aguacate, chocolate, uvas, pasas, champiñones, avellanas o cáscaras de patata entre otros. Desafortunadamente, si come alguno de estos, podría vomitar.

Ingerir cuerpos extraños

Muchas veces los cachorros tragan cosas que no deberían, especialmente si muerden y mastican lo que encuentran.  Pueden tragar accidentalmente un pedazo de madera, tierra, tela, hueso, piezas de juguete con piezas extraíbles y todo lo que se encuentre por el camino.

¡Se pueden tragar gomas, hilos, chicles, grapas, incluso hilo dental! Sin embargo, cuando un cachorro traga un objeto como este, puede alcanzar el tracto gastrointestinal y causar daños u obstrucción y vómitos.

Parásitos

A veces, un cachorro puede tener malestar estomacal debido a parásitos intestinales, especialmente cuando incurre en una infección grave con gusanos y nunca ha tomado medicamentos antiparasitarios intestinales contra los gusanos como medida de precaución.

Infecciones (bacterianas, virales, fúngicas)

A veces los cachorros pueden desarrollar infecciones virales , bacterianas o fúngicas como el parvovirus . Estas infecciones pueden ser graves y causar vómitos en perros jóvenes.

Comer hierba

En ocasiones pueden comer hierba, desafortunadamente (especialmente si come mucha hierba) e inevitablemente, lo que entra también debe salir.

Exposición a toxinas

Ocasionalmente los perros interactúan con sustancias que pueden ser tóxicas para ellos. Si un cachorro ha estado expuesto a algo tóxico, podría vomitar con frecuencia y al mismo tiempo presentar otros síntomas relacionados.

Algunas de los tóxicos domésticas a las que los cachorros pueden estar expuestos son:

  • Productos de limpieza de todo tipo son tóxicos para los perros.
  • Plantas y productos químicos para jardinería.
  • Combustibles
  • Anti-congelantes
  • Algunas plantas domésticas

Medicinas

Eventualmente los cachorros no responden bien a ciertos medicamentos, como los antibióticos. Cuando los medicamentos no les sientan bien con su delicada constitución, vomitaran. Deja de dárselo si continúa afectando negativamente a tu amigo de cuatro patas.

No comer regularmente

Si no come regularmente y sufre hambre entre comidas puede vomitar una sustancia amarilla brillante llamada bilis. Esto no es saludable y debe evitarse a toda costa. Intenta alimentar a tu cachorro regularmente para mantenerlo lo más saludable posible.

Viajes en coche

Tu cachorro puede vomitar en el automóvil, especialmente los viajes largos lo estresan, y si acaba de comer, la desgracia es doble. No solo el viaje en automóvil lo incomoda, sino que también tiene el estómago lleno y el movimiento del vehículo lo empeora.

Golpe de calor

También puede vomitar debido a un golpe de calor. Si vives en un área donde el golpe de calor no solo es posible sino probable, asegúrate de que tu perro beba suficiente agua y tenga formas y lugares para refrescarse, de lo contrario podría ser una amenaza grave, especialmente para perros jóvenes.

Otras cosas que pueden inducir el vómito en perros (de todas las edades) incluyen:

Traumatismo en la cabeza

A veces, si un perro sufre algún tipo de trauma en la cabeza, esto puede provocar vómitos.

Cáncer o medicamentos de quimioterapia

Desafortunadamente, los perros diagnosticados con cáncer y tratados con medicamentos de quimioterapia pueden vomitar con frecuencia.

Además, hay muchas otras enfermedades que pueden causar vómitos, como :

  • Enfermedad del hígado
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Diabetes mellitus
  • Patología pancreática
  • Enfermedad de Addison
  • Gastroenteritis (inflamación del tracto intestinal y el estómago)
  • Gastroenteritis hemorrágica
  • Úlceras gástricas

Mi cachorro vomita: ¿qué hago ahora?

No te asustes , trata de no estar demasiado disgustado. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que la garganta de tu cachorro no esté obstruida por algo. Puedes hacer esto revisando su boca y sintiendo suavemente el comienzo de su garganta.

Si parece que tu cachorro tiene problemas para respirar, jadea o respira con dificultad, es posible que haya una obstrucción mucho más profunda de lo que se puede ver o escuchar, y si este es el caso, llévalo primero al veterinario lo antes posible.

Si ves que no hay bloqueo, es importante que te asegures de que se mantenga hidratado. Dale líquidos con electrolitos y verifica que todo está bien y que no ha hecho nada malo.

Cuando llegue el momento de alimentarlo nuevamente, ofrécele alimentos livianos que no perturben su estómago, como arroz blanco y pechuga de pollo.

Si crees que el estómago está alterado debido a alimentos o enfermedad, puedes decidir no hacer nada. Muy bien, tu único deber es mantenerlo hidratado.

Sin embargo, si estás preocupado y crees que tu cachorro está vomitando debido a otros trastornos graves, o si notas síntomas como:

  • Escalofríos y parpadeos.
  • Tropezar o babear
  • Convulsiones
  • Problemas para respirar
  • Bilis o sangre en el vómito

Consulta a tu veterinario para cualquier eventualidad, la prevención siempre es mejor que la cura. Además, no tengas miedo de hacer preguntas si algo le molesta. Siempre es mejor preguntarle a tu veterinario en lugar de preocuparte por la salud de tu amigo peludo si no estás seguro de algo.

A veces, administrar Pepto-Bismol (subsalicilato de bismuto) a tu cachorro puede resolver los vómitos. Pepto-Bismol funciona creando una membrana en las paredes internas del estómago. Este recubrimiento ayuda a calmar las dolencias y absorbe las toxinas que podrían ser responsables de la enfermedad de tu perro.

Como puedes ver, el vómito en los cachorros es común y hay varias razones . Una vez que se ha identificado la causa desencadenante, es fácil elegir el mejor  tratamiento.

¿Te ha gustado este artículo?

¡Compártelo ahora!