Comida natural para perros, todo lo que NO sabes

Sabemos que la mayoría de vosotros no sabéis realmente lo que significa comida natural para perros y no estáis seguros de lo que están comiendo vuestros perros, y que habéis tomado la decisión de comprar su alimento porque habéis visto un anuncio o un amigo o veterinario nos ha dicho que es de calidad o saludable.

Pero ¿qué hay de cierto en esta afirmación?, para ello hemos creado esta sección, en la que te daremos toda la información para que puedas decidir por tí mismo.

¿Cómo se hace la comida natural para perros?

Dentro de los productos que puedes encontrar en el mercado para alimentar a tu perro están los alimentos elaborados bajo la normativa de alimentación de animales de compañía que generalmente son piensos y latas de comida húmeda.

Y por otra parte los alimentos de máxima calidad que son los deshidratados a baja temperatura elaborados en fábricas de alimentos para humanos y bajo la normativa de alimentación humana.

Te explicamos la diferencia, la elaboración de la comida para mascotas funciona a través de un sistema que parte de la retirada de los subproductos de la alimentación humana, es decir que estamos dando a nuestros perros los desechos que generamos las personas. Esto incluyen las sobras que salen de los mataderos después de separar todas las partes del animal que son para consumo humano, huesos, carcasas, pieles, tripas, patas o cabezas u otros ingredientes que por el motivo que sean no pasarían una inspección y son declarados como no aptos para consumo humano y se utilizan para alimentar a nuestros animales.

La industria del pet food de alimentos para mascotas, consigue que como por arte de magia todos estos subproductos que de otra forma tendrían que ir a la basura, cuando tu perro se los comen, se conviertan en beneficio, es decir, en dinero.

Por ejemplo, puedes comprar un saco de pienso en una clínica veterinaria por un precio de 67€. Al mirar en la lista de ingredientes, lees lo siguiente: 20% carne de pollo, maíz, trigo, grasas animales, manzana, pera, calabaza, pulpa de remolacha, huevos, conservantes y colorantes autorizados por la UE.

Bueno, aparentemente no es una mala dieta, pero vamos a ver qué hay de cierto en esto.

En realidad al quitarle el agua, ese 20% de pollo se reduce a un 7,2%, pero lo que es aún peor, es que ese 7,2% de pollo que queda puede ser cabezas, patas y carcasas, no la carne que te estabas imaginando.

Las frutas y verduras y cereales pueden ser los restos que salen de cualquier fábrica que utiliza estos productos, como la pulpa de remolacha, presente en muchos piensos que no es más que el residuo que queda después de exprimir la remolacha para obtener el azúcar.

El miedo de que los ingredientes contaminados y el propio proceso para hacer las bolas de pienso, les lleva a los fabricantes a utilizar altas temperaturas. Lo que no nos cuentan es que esto además de matar posibles patógenos como bacterias y parásitos, mata también gran parte del valor nutricional de la comida, incluyendo vitaminas y aminoácidos esenciales.

Pero ¿por qué querría tu perro comerse esto? En el proceso de fabricación, después de triturar los ingredientes, se les da un baño de grasas que lo hacen más apetecible.

Como estas grasas se enrancian muy fácilmente, necesitan utilizar conservantes. Entre los conservantes que podemos encontrar están el BHA, el BHT o la ectosiquina.

Muchos perros son alérgicos a los alimentos que contienen conservantes químicos y presentan síntomas crónicos como el exceso de picor, diarreas habituales o simplemente malestar. Problemas que no se irán mientras no se retiren las sustancias químicas.

comida natural para perros
La mejor comida natural para perros «Naku»
Ver ofertas Naku >>

¿Cuánto vale todo esto? Realmente muy poco, pero una falta de información y un brillante márketing, han conseguido que tu pagues 67€ por comprarlo. Ya ves, que no por pagar mucho dinero, estás dando un buen alimento a tu perro o gato, pero los que pueden estar pagando un precio muy caro, son nuestros animales.

Un estudio científico reciente, habla de las altas tasas de aumento de cáncer de huesos en perros y gatos que están relacionadas con el flúor que hay en los subproductos de animales.

Otros estudios sugieren que el 74% de enfermedades comunes en perros y 63% de enfermedades comunes en gatos, se puede eliminar sin intervención médica en un periodo de un año únicamente a través de una correcta alimentación.

Por otro lado, existen alimentos para perros y gatos, que están basados en la normativa de alimentación humana. La diferencia, los controles de calidad, los requisitos sanitarios de las fábricas y ¿recuerdas los subproductos que hablamos, antes?, están todos prohibidos.

Sabemos que su organismo necesita comida fresca de calidad y variada, carne, pescado, fruta, verdura… Los alimentos frescos contienen el ingrediente fundamental. VIDA! Poseen enzimas naturales, probióticos, antioxidantes, vitaminas, minerales en su estado natural y es imposible encontrar esto dentro de una bola seca de pienso.

El proceso de fabricación ha sido la deshidratación a baja temperatura horneando los ingredientes lentamente para eliminar el agua. Gracias a que son ingredientes de calidad ya que han tenido un procesado mínimo, no es necesario utilizar grasas animales, colorantes, conservantes ni ningún otro aditivo químico.

Los ingredientes se ven, se huelen y recuperan su textura original una vez rehidratados. Un estudio reciente concluyó que el 78% de los animales que se pasan a este tipo de comida, mejoran sus problemas de piel y pelo relacionados con alergias, el 82% mejora su digestión y el 61% de los dueños, cree que este alimento puede alargar la vida de su perro o gato.

Este tipo de comida está desarrollada para cumplir las necesidades nutricionales de tu perro o gato. Esos sí, recuerda que estamos hablando que es comida fresca y que como tal se puede mezclar con otros ingredientes frescos que tengas en casa. Carne, frutas, verduras…

Recuerda que los ingredientes son aptos para consumo humano. Por la calidad y digestibilidad de los ingredientes, la ración que debes darle a tu perro o gato, es menor que en el resto de alimentos. Al mezclarse con agua y recuperar su humedad natural, lo que no debe ocurrir es que se quede con hambre.