Inicio Blog Consejos para cuidar las almohadillas de tu perro

Consejos para cuidar las almohadillas de tu perro

Consejos para cuidar las almohadillas de tu perro

Las almohadillas de tu perro

Las almohadillas de los perros son sensibles al igual que los pies humanos y, al igual que nuestros pies, necesitan cuidado y atención. Nadie querría caminar en un asfalto abrasador o en un campo cubierto de nieve sin la protección del pie. Las almohadillas de los perros pueden verse afectadas por una variedad de problemas, incluida la longitud excesiva de las uñas, almohadillas agrietadas o cuerpos extraños atascados entre las almohadillas.

1 – Cortale las uñas

Si las uñas del perro hacen clic, clic, clic al caminar o si se rompen con facilidad, entonces es necesario cortarlas, de hecho apenas deben tocar el suelo. La mayoría de los veterinarios ofrecen este servicio, o las peluquerías caninas. Además, los pelos entre las almohadillas pueden enredarse dolorosamente si no se recortan con regularidad. Retira los pelos con un peine y acórtarlos hasta que queden al nivel de las almohadillas. No es la primera vez que nos hemos encontrado un chicle entre los pelos de las almohadillas. Revísalo de vez en cuando.

2 – Almohadillas

Las almohadillas pueden agrietarse y sangrar si se secan demasiado. No uses cremas hechas específicamente para humanos en perros, ya que pueden ablandarlos demasiado y causar aún más problemas.

En su lugar, trata de encontrar hidratantes que sean adecuadas para las almohadillas secas para perros. Mientras esparces la crema, masajea suavemente las almohadillas.

Animigo Bálsamo Natural Protector Calmante para Patas, Nariz y Piel De Perros y...
  • BÁLSAMO PROTECTOR DE NARIZ Y PATAS PARA GATOS Y PERROS: El terreno abrupto y duro, los cambios de temperatura además del entorno urbano...
  • PROTEGE Y LUCHA CONTRA LA IRRITACIÓN Y EL PICOR: El bálsamo protector de pata para perros y gatos además de luchar contra la piel seca y...
  • BÁLSAMO NATURAL PARA HIDRATACIÓN PROFUNDA: nuestro bálsamo contiene aceite de almendra, aceite de coco y aceite de oliva virgen extra que...
BÁLSAMO PARA PATAS para patas de perros 100% natural.Sin crueldad, calmante,...
  • Bálsamo de patas de perro con manteca de mango para patas agrietadas y pajitas secas, el bálsamo para patas original hecho en Reino Unido.
  • Hecho especialmente para que las patas de perros lo absorban rápidamente, ideal para aseo de perros.
  • También disponible en bálsamo para piel, para nariz y calmante, todos fabricados por nosotros en el Reino Unido, expertos en bálsamo para...

3 – Cuidados en verano

Las almohadillas para perros sienten el calor tanto como los humanos lo sienten con la planta del pie. Te esto en cuenta cuando pasees en un caluroso día de verano. Para evitar quemaduras solares y quemaduras, evita caminar sobre superficies calientes (como parkings, asfaltos o arena). Si se producen quemaduras solares o rozaduras, lava la pata con jabón antibacteriano y envuelve las almohadillas suavemente con una gasa.

También te puede interesar >>  Plantas tóxicas para perros

4 – Atención durante el invierno

La exposición excesiva al frío podría secar las almohadillas del perro, rajándolas y agrietándolas. Otra cosa a tener en cuenta durante los largos y fríos meses de invierno es que muchas personas usan sal y otros productos para derretir el hielo en las aceras. Estos podrían ser tóxicos para los perros a los que les gusta lamerse las patas o incluso podrían causar acidez estomacal. Luego, una vez que llegues a casa, limpia las almohadillas a fondo con un trapo húmedo o enjuágalas con agua tibia para eliminar cualquier químico.

Otra alternativa es cubrir abundantemente las almohadillas del perro con vaselina antes de la caminata para evitar el contacto con la sal, o puedes comprar botas de nieve caninas.

5 – Cortes

Ocasionalmente, los perros se cortan las almohadillas y requieren una intervención inmediata. Limpiar el corte con jabón antibacteriano, poner crema antibacteriana en el corte y vendar la almohadilla. Obviamente, es más fácil decirlo que hacerlo.

Vetericyn - Spray líquido para heridas y Cuidado de la Piel - 89 ml
  • Adecuado para: Cortes y rasguños.
  • Abrasiones, arañazos y quemaduras.
  • Puntos calientes y erupciones cutáneas, abscesos y llagas.

Si el perro se niega a ser tratado, debes hacer todo lo posible para que así sea. Busca atención veterinaria por cualquier síntoma o herida que te preocupe o que esté empeorando.

Cómo tratar las patas de tu perro en invierno

Cuando comienza a hacer frío y las carreteras están heladas, las patas del perro se vuelven particularmente vulnerables. Si bien la piel adolorida y agrietada es un efecto incómodo del invierno para muchas personas, algunos perros son mucho más susceptibles a lesiones en sus almohadillas o sufren irritación y problemas por el frío.

También te puede interesar >>  Cómo hacer vomitar a un perro

Algunos perros pasarán todo el invierno sin problemas, aceptando terrenos fríos y duros en sus paseos. Pero para otros, caminar haciendo frío no es nada agradable, y si tienes uno de estos perros, es importante que cuides especialmente sus almohadillas y estés atento a cualquier síntoma.

¿Qué tipos de perros son vulnerables a los problemas del invierno?

Cualquier perro puede sufrir una dolencia, almohadillas agrietadas o doloridas durante los meses de invierno, especialmente si pasan mucho tiempo al aire libre, en hielo y nieve, y caminan sobre superficies duras. Sin embargo, algunas razas y tipos de perros son más susceptibles que otros y es importante cuidarlos en consecuencia.

Los perros pequeños y delicados corren un riesgo especial; como el chihuahua y otras razas con huesos delgados y pequeños. Los chihuahuas son tan conocidos por la sensibilidad de sus patas que existe un mercado exitoso para satisfacer las necesidades invernales de estos perros «de juguete», incluidos zapatos para perros como botas para caminar, así como abrigos y ropa.

Los perros que son particularmente delgados son otro buen ejemplo de perros con más probabilidades de sufrir problemas en las patas en el invierno, como el galgo.

Incluso si tienes un perro muy robusto, como el husky siberiano, malamute u otros perros tipo Spitz, no olvides revisar sus patas y almohadillas de vez en cuando.

Posibles problemas con las almohadillas y las yemas de los dedos típicos del invierno

Hay una serie de problemas potenciales y factores de alto riesgo a considerar durante el invierno que afectan las patas de los perros.

Un chequeo general al regresar de una caminata es siempre una buena idea, y debes prestar especial atención a las señales de los siguientes problemas y peligros invernales.

  • Los productos anticongelantes como la sal y la arena en las carreteras y aceras son los mayores peligros para las almohadillas. Estos productos, que se encuentran esparcidos, no solo brindan una superficie dura y abrasiva para evitar resbalones y caídas, sino que también contienen un químico anticongelante que puede causar quemaduras en la piel si se expone a un contacto prolongado.
  • Evita pasear sobre superficies tratadas siempre que sea posible, y si tu perro ha estado en contacto con estas superficies, lava y seca sus patas inmediatamente después de la caminata.
  • Las bolas de hielo que se forman entre las yemas de los dedos y que se adhieren al pelaje circundante pueden ser muy molestas y pueden provocar quemaduras por hielo. Además, el aguanieve y el hielo en las carreteras y aceras pueden contener químicos anticongelantes como ya se indicó anteriormente, así que siempre revisa los trozos de hielo y quítalos, y revisa las patas mientras caminas si tu perro de repente parece incómodo o comienza a cojear.
También te puede interesar >>  Antiinflamatorios para perros

Los perros con patas muy peludas son particularmente propensos a recoger pequeños trozos de hielo, trata de mantener el pelo corto alrededor de las almohadillas en invierno para minimizar el problema.

  • Los productos anticongelantes y para derretir el hielo que se utilizan para los automóviles son otro problema. Estos productos son muy venenosos para los perros y tienen un olor y sabor dulces que animan a las mascotas a ingerirlos. Si tu perro tiene alguno de estos productos entre las almohadillas, es posible que se esté lamiendo, otra buena razón para lavar y secar las patas cuando regrese de la caminata.
  • La congelación y la hipotermia pueden afectar las patas y otras extremidades de un perro que ha caminado en el frío o ha estado al aire libre durante mucho tiempo. Dale la oportunidad de calentarse durante largas caminatas y vigila su condición y temperatura cuando esté fuera en días fríos.
  • Así como algunas personas tienen la piel seca, agrietada y con cicatrices en sus manos durante el invierno, tu perro puede sufrir los mismos problemas con las almohadillas. Proporcionarle una dieta rica en ácidos grasos esenciales puede ayudar a reducir este tipo de problemas, como usar una crema protectora o una crema especial para las almohadillas, o incluso unos zapatos especiales para perros o calcetines impermeables cuando está al aire libre.

Recuerda que debes prestar un poco más de atención a las patas de tu perro y al bienestar general durante el invierno, especialmente durante los meses más fríos.

Siempre que estés atento a estas cosas, resolverás rápidamente cualquier problema que surja.

Tan sólo ten en cuenta que tu perro tendrá más sensibilidad a las superficies que pisa durante el invierno. Así no hay ninguna razón por la que tu perro no pueda disfrutar de estos paseos en las brillantes mañanas frías, ¡tal como lo haces tú!